ΑΙ ΚΟΡΑΙ ΤΑ ΠΡΟΒΑΤΑ ΟΡΩΣΙΝ

"Las niñas ven a las ovejas"

Melita ... ...









O ΛΥΚΟΣ α

Filip veu una llebre en el camp i grita:" Vinga, Argos, perseguix-la!"

Mientras Mirrina y Melita estan ausentes, el abuelo trabaja en el jardín, mientras el hijo y Argos caminan hacia el redil. Argos es un perro grande y fuerte. Vigila la casa y el rebaño. Mientras caminan el hijo y el perro camino arriba, Felipe ve una liebre en el campo. Así que desata al perro y dice: "Búscala, Argos!" El perro ladra y busca a la liebre; y la liebre huye montaña arriba. Pero tan rápido corren, que al poco rato no es posible ver ni al perro ni a la liebre.

Así pues Felipe se apresura detrás de ellos y grita: " ¡Ven aquí, Argos, vuelve, oh perro desgraciado! " Pues aún persigue al perro. Felipe corre hacia la cima de la montaña, pero no ve al perro. Así que da un gran grito y lo llama, pero Argos no escucha. al final malhumorado el hijo baja la montaña.
Cuando se acerca al huerto observa al abuelo que le dice: " ¿Qué haces, muchacho?, ¿ De dónde viens y dónde se encuentra Argos?" Entonces Felipe contesta: "


Ο ΛΥΚΟΣ β

Argos es llança contra el llop

Quan Filip i l'avi s'aproximen al redil, escolten un gran escàndal, doncs Argos está lladrant salvatgement, mentre que les ovelles fan molt de soroll, així que s'afanyen, perquè volen conèixer qué els pasa a les ovelles. Primer arriba el xicón, i vet aquí que Argos està aturat al camí i lladra salvatgement, perquè un llop gran baixa per el cami. Aleshores Filip crida, agafa pedres i les llança al llop, mentre que Argos es llança tan salvatjement sobre ell que el llop es dona la volta i fuig. El gos el persegueix i Filip va darrere d'ell.
El abuelo llega a la cima de la montaña, ve al lobo y grita: "Ven aquí, Filipe, no sigas y vuelve!" Argos coge al lobo con los dientes y lo retiene; para entonces Filipo ya ha llegado allí, coge un cuchillo y golpea al lobo. Este agoniza y cae al suelo.
En ese momento el abuelo se acerca, ve al lobo yaciendo sobre tierra. Se asombra y dice: "Bien hecho, muchacho. Eres muy valiente, pues ese lobo es grande y salvaje. Y tu, Argos, eres un perro bueno, pues vigilas bien a las ovejas. Pero ahora, Felipe, va a casa, pues su madre quiere saber ya dónde estás y qué ha ocurrido."
Cuándo se acercan a la casa ven a la madre. El abuelo se acerca a ella rápidamente y le cuenta todo. Ella dice: "¿Es verdad lo que dices? Muy bien hijo ! Eres muy valiente. Pero he aquí que se acerca Melita desde la fuente. Ven aquí, Melita, y escucha, pues Felipe ha matado a un lobo". Entonces el abuelo vuelve a contarlo todo, y Melita se sorprende mucho y dice que Argos y Felipe son muy valientes y fuertes.
Después la madre dice: " Ahora ven aquí, hijo querido, y siéntate con nosotros bajo el árbol, pues estás muy cansado. Y tu Melita siéntate también. Escuchad, pues quiero contaros una bonita historia".
Mientras el abuelo duerme -pues esta muy cansado-, los niños se sientan bajo el árbol y escuchan, porque desean escuchar la historia.



Ο ΔΟΥΛΟΣ ΤΟΝ ΚΥΝΑ ΟΥ ΦΙΛΕΙ

L'esclau no estima el gos

Así pues la madre dice : "Bueno ¿qué? ¿qué historia quereis escuchar?

Felipe contesta : "Yo quiero escuchar una historia sobre un monstruo grande y terrible". Melita a su vez dice: "Por qué sobre un mostruo grande y terrible? ¿Por qué no a cerca de una chica bonita? ¿Acaso no quieres tu contarnos tal historia , mamá?

El niño dice : "Vosotras, las chicas, no sois fuertes; por eso no queréis escuchar historias sobre hombres valerosos. En cambio nosotros, jóvenes valientes, no amamos las historias sobre muchachas".

La madre entonces contesta: " No gritéis, que el abuelo duerme! Venid junto a mí y sentaos a mi lado. Voy a contaros una bonita hitoria; en la historia hay una hermosa mujer, un hombre valeroso y también una bestia grande y terrible. Así pues, no hagais ruido y escuchad".

Mientras tanto, Felipe dice: "Para, mamá, pues Jáncias viene hacia nosotros. Pero, ¿qué hace este hombre? ¿Está cojiendo piedras y se las lanza al perro? Oh Zeus ! Oh, tonto, ¿qué haces? No se las lanzes al perro ! "

El esclavo dice : "¿Me estás llamando a mí, xaval? Pero si yo me estoy apartando al perro, porque siempre se detiene ante mi y me ladra. Si camino, me persigue y se lanza sobre mí. Muchas veces, además, quiere morderme. ¿Qué hago? Yo quiero quitármelo de encima, porque el perro no me gusta. Tú, Felipe, sin embargo, eres muy amigo suyo, porque el perro no se te echa encima salvajemente. Pues el perro es amigo tuyo y camina mucho contigo por la montaña, y cuida contigo de las ovejas. A mí el perro no me quiere,ni yo tampoco lo quiero a él. Llámalo, que vaya hacia tí !"

Y Felipe llama a Argos: "Argos, ven aqui hacia nosotros, siéntate aquí, junto a nosotros. Nosotros te queremos, pero el esclavo no te quiere. No te alejes de nosotros y escucha tu también la historia. Pues mamá nos quiere mucho y siempre quiere contarnos bonitas hitorias. ¿Acaso no nos quieres, mamá?"

"Por supuesto que os quiero mucho, pero ahora callad y escuchad la historia. Pues la historia es acerca de Minos. "